Préstamos rápidos

Son muchas las ocasiones en que podemos vernos con el agua al cuello, económicamente hablando, por un imprevisto que ponga patas arriba nuestro presupuesto mensual: el pago de una multa, una avería en casa o una factura inesperada pueden parecer algo fácilmente afrontable, pero de no contar con liquidez en el momento lo que sería un pequeño trastorno puede convertirse en un problema real. Es para este tipo de ocasiones por lo que las distintas entidades financieras han creado los préstamos rápidos.

¿Qué son los préstamos rápidos?

Se trata de la forma más sencilla de conseguir dinero rápido. Normalmente se tramitan online y te garantizan la posibilidad de conseguir sumas realmente atractivas en plazos que abarcan desde los 10 minutos hasta las 48 horas. Y las cifras a solicitar se mueven entre los 300 y 75.000 euros.

¿Qué necesito para conseguir un préstamo rápido?

Las condiciones para acceder a estos préstamos rápidos online varían en función de la entidad y la cantidad a solicitar, pero no suele ser muy difícil conseguir uno. Normalmente se consideran préstamos rápidos sin papeleo ya que basta con rellenar un pequeño y sencillo formulario para conseguir el dinero en tu cuenta en un plazo de tiempo realmente corto.

Para solicitar préstamos rápidos online basta con acceder a la página web de la entidad elegida y elegir la cantidad y el plazo de devolución que más se ajuste a nuestras necesidades. Tras ello tendrás que rellenar un formulario en el que incluirás tus datos personales y número de cuenta.
En algunos casos te solicitarán una fotografía del DNI o de la cartilla bancaria, así como de la nómina si el préstamo rápido en cuestión la incluyese dentro de las condiciones.
Una vez realizado este breve proceso, la entidad se pondría en contacto contigo para comunicarte si tu crédito rápido ha sido aceptado y, de tener una respuesta positiva, recibirás de forma inmediata una transferencia bancaria a tu cuenta personal.

Este proceso se acorta cuando ya se ha solicitado un primer préstamo rápido con dicha entidad, ya que al contar con tus datos la tramitación se agiliza.

¿Cuál es el mejor préstamo rápido?

No existe un préstamo rápido mejor que otro. Todos tienen sus ventajas y desventajas y su idoneidad siempre va a depender de tu situación concreta. Compara entre las distintas ofertas disponibles y no dejes de leer la letra pequeña para asegurarte de que todo es tal y cómo parece. La dura competencia entre las muchas entidades que ofrecen este tipo de productos financieros hace que sean cada vez más atractivos por lo que es realmente difícil que no encuentres uno que te resulte ventajoso o que al menos se adapte perfectamente a tus necesidades económicas concretas.

¿Son fiables los préstamos rápidos?

Está claro que este tipo de producto de apariencia tan ventajosa bien podría parecer una estafa o una trampa, pero no es así. Los créditos rápidos son un producto específicamente creado para personas que tienen problemas de liquidez puntuales y necesitan de dinero rápido. Y no hay que olvidar que las entidades financieras salen ganando gracias a los intereses generados: nadie regala nada. A pesar de esto, son una gran opción para quienes se ven en aprietos económicos puntuales y siempre será mejor pedir un préstamo rápido que rogar dinero a familiares o amigos, con los inconvenientes personales que esta última opción supone.

En definitiva, si necesitas de liquidez inmediata no dudes en pedir un préstamo online rápido. Es la mejor forma de solucionar esos inconvenientes puntuales y podrás devolver la cuantía en cómodos plazos que se ajusten a tus necesidades y posibilidades económicas.

Créditos rápidos

Los imprevistos económicos pueden ponernos en serios aprietos. No son pocas las ocasiones en que nuestro balance de cuentas se ve descompensado por la necesidad de afrontar gastos tan ineludibles como molestos. Por esta razón muchas entidades financieras ofertan la posibilidad de acceder a préstamos rápidos online.

¿Qué son los créditos rápidos?

Se trata de un producto financiero caracterizado por la facilidad de acceso al mismo. Son créditos rápidos y fáciles de obtener, ya que apenas tendrás que realizar papeleo y que tienden a usarse para solventar estos desajustes económicos puntuales.

Aunque en España este tipo de préstamos personales rápidos están en pleno proceso de expansión, se trata de un producto financiero que lleva ya mucho tiempo instalado en el mercado anglosajón, dando cuenta de su alta fiabilidad y utilidad.

Hay que decir que la inmediatez a la hora de acceder a préstamo rápido siempre dependerá de la cantidad que solicitemos. No es lo mismo pedir un crédito rápido de 300 euros que uno de 10.000 euros.
También dependerá de las condiciones en que nos encontremos o el papeleo que nos veamos capaces de afrontar. Con esto nos referimos a que en algunos casos puedes acceder a créditos rápidos sin nómina, por ejemplo, y en otros tendrías que presentarla. Sucede lo mismo con los avales.

Y hay que señalar que no es necesario vincularse de manera permanente con la entidad a la que solicitamos el crédito rápido. Pueden solicitarse créditos personales online sin cambiar de banco, manteniendo una relación puntual.

¿Cómo puedo conseguir un crédito rápido?

Para pedir un préstamo rápido existen dos opciones: puedes pedir tu crédito rápido online bien, hacerlo por teléfono. Cuando este producto financiero llegó a nuestro país el uso de internet aún no estaba tan extendido, pero hoy día la opción más común a la hora de solicitar créditos rápidos es hacerlo online. Solo necesitas acceder a la página web de la entidad elegida y facilitarles los datos y documentos solicitados: recibirás respuesta en muy poco tiempo.

¿Cuál es el crédito rápido que más me conviene?

Todo depende de tus necesidades particulares. Para una situación puntual y concreta cabe destacar que existen entidades financieras que ofrecen un primer préstamo rápido online gratuito. Esto quiere decir que no tendrías que pagar interés alguno por acceder al mismo, algo que convierte este tipo de producto en una opción más que atractiva. Sin embargo, puede que no cumplas con alguno de los pocos requisitos que solicitan las entidades emisoras de este tipo de créditos: en este caso siempre podrás acceder a préstamos rápidos emitidos por otras entidades que, si bien sí te van a cobrar intereses, te pueden resultar más ventajosas por las facilidades que te otorguen a la hora de la solicitud. El arte de encontrar el crédito que más se adecúe a tus necesidades tan solo reside en comparar entre la multitud de ofertas del mercado. Seguro que alguno de los préstamos rápidos se adapta a tu situación particular.
No olvidemos que algunas de estas entidades también ofrecen la posibilidad de obtener tu crédito rápido incluso aunque estés en la lista de ASNEF o la de RAI, los archivos de morosidad más importantes existentes en España.

Créditos rápidos vs créditos tradicionales

Los créditos rápidos ofrecen multitud de ventajas frente a los préstamos y créditos tradicionales. Destaca su inmediatez y que apenas se piden requisitos. Mientras que al solicitar un préstamo tradicional nos veremos envueltos en un proceso burocrático que puede resultarnos desde tedioso a simplemente irrealizable, las entidades que ofertan créditos rápidos online apenas exigen trámites y, de comparar los productos, vemos que en la mayoría de los casos los intereses y condiciones son muy similares (eso cuando no son incluso mejores las de los créditos rápidos online).